La transformación del concepto liderazgo por la pandemia

11/12/2020
Por Axesor

La pandemia de Covid-19, además de afectar la salud de miles de personas alrededor del mundo, ha impactado significativamente en las economías. En el caso específico de España, y según el Boletín Trimestral de Coyuntura Económica FOCUS, se estima que el PIB podría caer un 11,8% con respecto al año anterior, con una capacidad de recuperación para 2021 del 6,6%.

En ese contexto, las empresas se han visto obligadas a reconfigurar sus procesos, evaluar sus prioridades y acelerar la transformación digital, llevando a los líderes a enfrentar desafíos abrumadores y cambiar sus estilos de liderazgo, considerando aspectos como:

Cambio en el enfoque: las personas primero

El liderazgo empresarial fundamentado en el miedo no funciona, menos en medio de una pandemia donde los colaboradores están preocupados por perder su trabajo o ver afectada su salud o la de seres queridos. Ahora, este aspecto se centra en el respeto y pone a las personas primero, priorizando sus necesidades, haciéndolas sentir comprendidas y apoyadas. Esto deriva en colaboradores más productivos y dispuestos a quedarse en su trabajo, posibilitando la formación de equipos sólidos que permitan enfrentar estrategias y desafíos a largo plazo.

Fortalecer la comunicación, colaboración y el trabajo en equipo

Según Eurofound -Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo- mientras que antes de la pandemia un 16% de los españoles solía trabajar desde casa, hoy esta cifra llega a un 32,2%. Por lo que los líderes han tenido que potenciar la comunicación, la colaboración y el trabajo en equipo más de lo normal.

Hyper global: así es el actual contexto laboral

Antes de la pandemia el mundo laboral ya vivía un proceso de globalización. Pero el trabajo remoto potenció más aún la tendencia, pues muchas empresas se dieron cuenta de que pueden encontrar talento de calidad en otras latitudes y dirigirlo mediante las herramientas tecnológicas. Esto deriva en un pensamiento más global, que abandona los localismos, permite construir equipos interdisciplinares muy productivos y adaptables a una coyuntura cambiante.

Ante la incertidumbre del mercado actual, es indispensable que los líderes potencien su resiliencia. Deben aprender a corregir el rumbo una y otra vez en la medida que cambian las circunstancias. Además, es deseable que refuercen habilidades clave para un liderazgo eficaz, como la empatía, la transparencia y la capacidad para innovar, sin olvidar de dotar de mayor autonomía a los diferentes equipos para establecer flujos de trabajo más ágiles y eficaces.