Riesgo de liquidez en Chile: ¿qué se espera durante 2021?
27/05/2021
Por Axesor

El riesgo de liquidez hace referencia a la probabilidad de perder la capacidad para afrontar obligaciones financieras, afectando no solo a la continuidad de las operaciones, sino también a aquellas compañías que no pueden recuperar sus recursos por la insolvencia de sus clientes.

Teniendo en cuenta que, desde octubre de 2019, la economía chilena ha padecido tres shocks de gran envergadura (crisis social, pandemia a nivel local e impacto de la crisis sanitaria global), vale la pena conocer las variables que más afectarán la gestión de liquidez durante el 2021.

Calificación de crédito favorable y otros factores que reducen los diferentes tipos de riesgo de liquidez

La Agencia Europea Axesor Rating confirmó para Chile la calificación de crédito de A- con tendencia estable, lo que permite dilucidar un riesgo de liquidez similar al de años anteriores, aunque con algunos reparos potenciados por la pandemia.

Señala el informe que, pese a la contracción de 5,8% con que cerró la economía chilena en 2020, otorgó dicha calificación crediticia gracias a la evolución observada en la economía del país en los últimos años, que tiene como gran hito haber mantenido una tasa de crecimiento del PIB estable de 1,7% interanual en el período analizado, aún después de sufrir las protestas sociales de 2019 y la crisis sanitaria de 2020.

Además, la calificación de Axesor Rating se fundamenta en la buena recuperación proyectada a nivel económico, con una tasa de crecimiento interanual del 6,2% y 3,8% para 2021 y 2022, respectivamente, ubicando al país en las primeras posiciones del ranking regional.

Por supuesto, dichas proyecciones dependen de la recuperación de China y Estados Unidos, sus socios comerciales más importantes, y de la evolución del calendario de vacunación. Al respecto, resulta positivo que el Gobierno espera tener inmunizado al 80% de la población a mitad de año, lo que significaría un impulso a la economía al retomar las actividades presenciales con mayor tranquilidad.

En la calificación favorable también confluyen otros factores que inciden directamente en el comportamiento de los diferentes tipos de riesgo de liquidez, como la buena situación de las finanzas públicas, el bajo endeudamiento y el acertado historial de políticas fiscales.

Por otra parte, las estrategias de liquidez afrontarán menos riesgos derivados de una posible buena estabilidad de precios, impulsada desde el Banco Central. De acuerdo con la entidad, su autonomía, junto a un objetivo explícito de estabilidad de precios y disciplina fiscal, han sido hitos claves para mantener dinámicas de inflación bajas y estables durante las dos décadas pasadas. Se trabaja en políticas monetarias y estrategias orientadas a mantener la tendencia, con un crecimiento inflacionario por debajo del 3% en los próximos años.

Finalmente, hay que señalar que el país cuenta con un marco institucional sólido y un sistema financiero que se ve saludable en el contexto de recuperación económica y vacunación masiva que vive el país.

Factores no favorables para las estrategias de liquidez

Cabe señalar que la calificación de crédito de Axesor se vio constreñida por el deterioro de indicadores macroeconómicos que ya mostraban un empeoramiento antes de la crisis sanitaria, como son:

  • Altas tasas de desempleo (10,4% en el primer trimestre de 2021).
  • Dependencia significativa del cobre en sus exportaciones.
  • Altos niveles de endeudamiento del sector privado.
  • Mantenimiento de la desigualdad y tensiones sociales.

Si se atienden estas falencias, es de esperar que la economía del país poco a poco vuelva a la normalidad, reduciendo significativamente la probabilidad de que las compañías pierdan su capacidad de pago. Por ello, es de vital importancia una buena gestión de liquidez tanto en el sector público como en el privado, para que así el entramado empresarial pueda mantener sus operaciones e inyectar dinamismo al mercado local.