4 consejos para la prevención de impagos en empresas
20/07/2021
Por Axesor

La prevención de impagos en las empresas es indispensable para evitar pérdidas económicas que pudieran poner en riesgo la continuidad operativa del negocio. Y si bien según Axesor Rating la economía española se reactivará de manera progresiva durante este año, principalmente durante el tercer y cuarto trimestre, el mercado aún atraviesa por un escenario de incertidumbre económica, siendo necesario proteger las operaciones.

La pandemia del Covid-19 ha aumentado la probabilidad de impago. De hecho, de acuerdo con Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, para muchas compañías la capacidad de saldar sus deudas se ha deteriorado, lo cual no solo afecta a su salud económica, sino también a la de las empresas acreedoras, lo que supone un gran riesgo para todo el entramado productivo.

La morosidad pone en peligro la supervivencia de la empresa

Los impagos y la morosidad son uno de los principales problemas a los que se enfrentan la mayoría de las empresas. Por eso, necesitan implementar estrategias que les permitan gestionar impagos de manera efectiva y oportuna. Y aunque las deudas por cobrar pueden representar activos para las organizaciones, el problema está en realizar transacciones con organizaciones que no podrán cumplir con sus compromisos financieros.

Para evitar lo anterior, una de las mejores opciones es contar con un buen asesoramiento como el que ofrece el Credit Manager. Este profesional es capaz de trazar un plan de negocio efectivo y reducir los impagos de empresas, así como manejar correctamente la gestión de riesgo de crédito, lo que permite incrementar la seguridad de las transacciones.

En la actualidad existe una gran variedad de literatura sobre gestión de riesgo de crédito, permitiendo a directivos, gerentes y líderes en general estar al tanto de las principales estrategias para anticipar escenarios de complejidad financiera, aumentando las tasas de recuperación y, con ello, incrementando la rentabilidad del negocio.

Consejos para gestionar correctamente los impagos

Como bien dice el refrán: “más vale prevenir que curar”, en este caso la prevención de impagos es indispensable para mantener la estabilidad financiera en toda empresa. En ese sentido, para gestionar adecuadamente las cuentas por cobrar puedes apoyarte en las siguientes estrategias.

1. Investiga a tus clientes potenciales

Además de generar ventas, una de las claves del éxito comercial es gestionar correctamente las transacciones a crédito con el fin de evitar impagos y mantener a raya el riesgo crediticio.

Por eso, antes de firmar cualquier contrato con un nuevo proveedor, hay que asegurarse de que no está en ningún registro de morosos o tiene deudas con la Administración Pública.

2. Implementa estrategias de cobranza preventiva

Una de las mejores formas de disminuir la probabilidad de impago es ejecutar acciones de cobranza preventiva, abordando a los clientes anticipadamente para recordarles que hay una deuda vigente. Esto les permite organizar sus finanzas, aumentando la probabilidad de recuperar ese dinero.

3. Ofrece alternativas de pago

Una de las mejores formas de evitar que las deudas generen más intereses, y se vuelvan más difíciles de recuperar, es buscar opciones de pago. Al brindar facilidades, como plazos extendidos, pagos en cuotas o eliminar intereses, será posible aumentar las oportunidades de recuperar las cuentas por cobrar.

4. Apóyate en la tecnología para anticipar escenarios de riesgo

En la actualidad existen soluciones que, gracias a la Inteligencia Artificial (IA) y al Machine Learning, permiten gestionar impagos antes de que se generen. Esto ocurre gracias al análisis del comportamiento de pago de tus potenciales clientes, lo que permite identificar elementos que pudieran ser de riesgo para tus operaciones.

Por ello, una de las mejores opciones para evitar los impagos de empresas y controlar la morosidad es contar con soluciones tecnológicas que permitan anticipar tales escenarios. Al optimizar el riesgo de crédito puedes optimizar la seguridad en tus operaciones, disminuyendo la probabilidad de deudas que compliquen a las finanzas del negocio.